lunes, 9 de abril de 2007

Hemisferios de Magdeburgo y botellas sumergidas

Otto von Guericke (1602-1686) realizó el experimento representado en este grabado, conocido como Experimento de los hemisferios de Magdeburgo.





Llegó a poner 16 caballos, en dos grupos de 8, tirando en direcciones opuestas de un recipiente compuesto por dos hemisferios adosados. Guericke mostró mediante ese experimento que, cuando el recipiente estaba vaciado de aire –o sea, cuando estaba vacío–, la fuerza de los 16 caballos era incapaz de separar los hemisferios. Ello se debe a la presión del aire circundante, que supera la fuerza de esos caballos de tiro. En cambio, cuando el recipiente contiene aire, una fuerza insignificante consigue despegar los hemisferios. Estas curiosas demostraciones de los efectos del vacío se hallan convenientemente explicadas e ilustradas en la obra de Guericke, Experimenta nova (ut vocantur) Magdeburgica de vacuo spatio (Amsterdam, 1672).


El pasado día 3 de abril durante la celebración de una feria europea de enseñanza de las ciencias Science on Stange 2 en Grenoble (Francia), la delegación española repitió el experimento, solo faltaron los caballos…este fue el resultado:


---------------o---------------

Os habeis preguntado que pasaría si sumergierais un botella de plastico llena de aire a 10 metros bajo el mar. Estas foros son la repuesta:

Botella de agua sobre la superficie (arriba) y a 10 metros de profundidad (abajo)