jueves, 30 de agosto de 2007

¿Porque vuela un avión?

Un matemático, un físico y un ingeniero, quieren construir un avión. El matemático lo construye pero no vuela y no sabe por que. Llega el físico construye uno que tampoco despega, pero sabe por que. Finalmente llega el ingeniero construye un aeroplano que asombrosamente despega, le preguntan al ingeniero como lo ha hecho, responde todo orgulloso: no lo se.

La aerodinámica es la parte de la física olvidada en los manuales de enseñanza, sin embargo, cuantas veces los padres o profesores escuchan la eterna pregunta de sus hijos o alumnos ¿Por qué vuela un avión?, la respuesta a esta pregunta es uno de los retos más fascinantes con los que me he encontrado a lo largo de mi labor de divulgador científico y una vez que fui instructor de principios de vuelo en una escuela de pilotos. Después de dar vueltas al tema he llegado a la conclusión que la mayoría de los textos de enseñanza, divulgación e incluso tratados especializados cuando dan respuesta a la pregunta emplean explicaciones conceptualmente erróneas o al menos contradictorias, esto ha generado una serie de preconceptos muy arraigados entre pilotos, ingenieros y físicos que son la causa de fuertes polémicas verbales y escritas. En este trabajo intentaré mostrar una aproximación histórica de cómo se ha llegado a la situación actual y que vías hay que seguir para intentar explicar conceptualmente los principios físicos implicados en el vuelo de un avión.

Podeis dascargar el trabajo completo en:

1 comentario:

Rubén Martínez dijo...

Muy interesante trabajo, Juan Miguel. Al margen de las casi incomprensibles fórmulas matemáticas que, entenderás a un hombre de letras como yo imponen bastante respeto, me resulta muy asombroso comprobar los esfuerzos realizados durante largos años por personas, en muchos casos sin más ayuda que su propia curiosidad y su afán científico, con unos medios de investigación tan rudimentarios, si los comparamos con los que se disponen hoy en día; comprobar los esfuerzos realizados por estas personas, decía, para lograr comprender lo incomprensible, para intentar hacer posible lo que por naturaleza creíamos imposible.
Particularmente, el vuelo de un avión es algo que me resulta fascinante y aterrador. Muchas noches de verano, un grupo de amigos hemos cenado en los lindes de la pista de aterrizaje del aeropuerto de "El Altet", mientras contemplamos como un acontecimiento único cada aterrizaje y cada despegue; sin embargo, y a pesar de las estadísticas, me es difícil racionalizar el miedo a dirigirme hacia donde mi naturaleza física no me lo permite. Tal vez con tiempo y tratando de comprender las bases científicas como las expones en tu trabajo...

P.D. Me ha llamado mucho la atención la pelota de golf... bonito juego.